Uno, que está casi todos los días "por ahí", y no precisamente de vacaciones, a veces tiene la enorme satisfacción de encontrar sitios verdaderamente recomendables para los amigos y para los que buscan buenos establecimientos, donde poder tomar algo, comer o pasar una velada agradable que te hace parecer que estás de vacaciones. Este es el caso de Casa Jerónimo, a donde llegamos en agosto 2010 gracias a la buena recomendación de Conchi y Antonio. Nos habían hablado de este local de Chema y por fin, lo visitamos.

 
 

Conchi, Antonio, Chema ..

 
 
 

Me llamó la atención el gran tamaño de las  croquetas (croquetones) siendo exquisitas. Los montatidos de jamón, queso de los Ibores (Cáceres), ensaladas de gulas, el tomate para untar resultó ser excelente, como todo lo que pudimos degustar. Mención honorífica al postre especial que nos preparó, dulce pero no empalagoso, una atractiva crema perfectamente adornada y muy agradable como colofón de la buena comida.

 
 
 
 

 

 
 

Habrá que volver otro día para probar el arroz con bogavante, las lentejas extremeñas o las sopas de tomate, el conejo al ajillo ..

 
 

Chema, alma de Casa Jerónimo

 
 

 

 
   
     
 

Ya saben que nosotros recomendamos lo que nos gusta, independientemente de lo que aconsejen otras personas. Por nuestra parte, no tenemos compromiso con nadie, ni cobramos absolutamente nada por estos consejos. (visita en agosto 2010).